CLARO Y RASPAO

La conferencia del abogado norteamericano en un lujoso hotel de Caracas tenía como tema central las condiciones legales que exige Estados Unidos para que extranjeros puedan trabajar legalmente y crear empresas allá.
El evento estaba previsto para 400 participantes con un pago de Bs. 4.000 por persona. Se presentaron 1.200 participantes y a las 7 de la noche un agotado conferencista preguntó a su ultimo consultante: ¿por qué un profesional exitoso como tú se quiere ir?
La respuesta lo impactó: “No es por dinero, ni por seguridad, ni por la escasez ni por la inflación. Es porque ya no soporto vivir en este gran rancho que es Venezuela”