En 1955, Miguel Otero Silva publicó su segundo libro “Casas muertas” donde refleja la entonces situación del país en retraso. Hoy en día, un fragmento de la novela se vuelve viral por la semejanza que tiene en 2017. Quienes lo difunden resaltan la importancia literaria que tuvo hace unos años y lo reafirman actualmente. leido por Jose A. Cisneros